,

El Serau japonés de las islas del Japón

Serau japonés

Un acontecimiento que ocurre en las islas es que quedan aisladas y las especies que las llegan a habitar en ellas, comienzan a desarrollarse de una forma diferente a los mismos especímenes que se quedan en una región continental, esto al adaptarse a su entorno donde también cambia significativamente como es el caso de Japón, el cual es el hogar de un rumiante que escala las montañas de su territorio, el Serau japonés.

Serau japonés

Esta cabra está restringida en las islas principales de Japón, Honshu, Kyushu y Shikoku, en áreas boscosas en las zonas montañosas a 1000 metros de elevación sobre el nivel del mar, tolerando climas fríos y nevados.

Siendo el único rumiante que vive actualmente de forma natural en Japón, donde con el avanzar de la humanidad, se introdujeron otros como venados, vacas, borregos, pero al ser el único nativo este se le ha colocado como monumento nacional especial.

Serau japonés

Este artiodáctilo mide aproximadamente unos 130 centímetros de largos y de altura a la cruz unos 65 centímetros, con 2 cuernos que alcanzan unos 16 centímetros de longitud compuestos por varios anillos, llegando a pesar entre 30 a 45 kilogramos, con un pelaje marrón oscuro, mientras en el cuello es blanquecino un poco más espeso en la cabeza.

El Serau japonés presenta unas glándulas por debajo de los ojos, entre los dedos y prepuciales, sobre todo esta última y las Infraoculares les ayudan a marcar su territorio y son fáciles de ver.

Serau japonés

Este animal tiene 32 dientes en total que le sirven para alimentarse, con una cola corta que llega a medir unos 6.5 centímetros. El Serau es diurno y se alimenta de plantas, sobre todo de brotes jóvenes y hojas de árboles caducifolios y en algunas ocasiones de bellotas que han caído de las ramas, así como frutas y flores dependiendo la temporada del año, pasando un gran tiempo masticando su alimento para tener un tamaño determinado y pueda pasar por sus cuatro cavidades gástricas.

Serau japonés

Son solitarios, presentando territorios que protegen de otros congéneres del mismo sexo, sobre todo los machos, dichas delimitaciones pueden abarcar hasta 166 kilómetros cuadrados, donde el tamaño puede variar por la disponibilidad de alimento, utilizando sus glándulas para determinar sus límites, pero los Serau de diferentes sexos que entren normalmente son bienvenidos hasta cierto punto, llegando a vivir en su espacios toda la vida o la mayor de ella, donde lo estipulan a partir de la pubertad y si no tienen uno tienen mayor riesgo de mortalidad, las hembras llegan a heredar los territorios de la madre.

Serau japonés

Pasando gran parte del tiempo, mientras no se encuentren comiendo, están arriba de un lugar alto observando la presencia de depredadores o de algún intruso, siendo muy agiles llegando a subir piedras altas y separadas con un solo brinco, cruzar un acantilado de un salto, por lo que se le compara con la agilidad de un ninja.

Suelen formar relaciones monógamas que coincide con la proximidad de su territorio, recordando que solo esto ocurre durante la época de apareamiento desde septiembre hasta octubre, aunque algunos machos llegan a tener de 2 a 3 hembras, este comportamiento corresponde de un 10 a 30% de ellos, por lo que se considera que la conducta de poliginia esta toda vía fijada en la especie. en un ritual de cortejo, donde el macho lame el morro de la hembra y le golpea las patas traseras con sus patas delanteras, para después proseguir con el coito.

Serau japonés

La hembra tiene un periodo de gestación de 220 días, dando a luz en los meses de mayo a junio, naciendo una sola cría, donde la madre cuidara sola a su descendiente y alimentándolos durante 5 meses, quedándose con ella hasta un año de edad hasta los 3 años, donde su pubertad llega a las hembras a los 2 años y los machos a los 3, con un promedio de vida de 20 a 25 años en vida silvestre, mientras que en cautiverio viven hasta 33 años.

Este mamífero no tiene muchos depredadores, uno de los principales era el lobo japonés, pero se extinguió en el año 1900, aunque uno de los actuales que se cree pueden darles caza son los osos negros asiáticos, cosa que ocurre esporádicamente. mientras que los perros y el ser humano han llegado a ser sus mayores predadores actualmente.

Serau japonés

Por un tiempo estuvo en las listas de peligro de extinción, pero actualmente está en preocupación menor, esto por las acciones al protegerlo de la caza, al formar un interés de la población al crear un vínculo con ellos al llamarlos un tesoro nacional de los bosques, sus estudios y su crianza en cautiverio, restablecieron su población que históricamente se cazaba para consumir su carne y su piel.

Aunque los pobladores que se dedican al cultivo de árboles para la utilización de la madera no los quieren, debido a que se comen los brotes de sus cultivos, alegando que la población ha aumentado mucho.

El único bovino endémico de Japón, siendo un ejemplo de que se puede revertir el efecto de la extinción, volviéndolo un símbolo nacional muy similar al panda, eso es Serau Japones.